The Ex, el largo verano de la anarquía

The Ex en París. Foto de Malgorzata Haduch.

The Ex en París. Foto de Malgorzata Haduch.

The Ex es un grupo de música que compone una especie con un solo ejemplar vivo: The Ex.
Treinta y cinco años después de su primer ensayo, mantienen una incesante actividad a la que no se vislumbra final.

Siguen publicando discos en los que se encargan de todo, colaboran con artistas de medio mundo y a finales de febrero organizan un festival de cinco días en los Países Bajos. Autogestión, punk e internacionalismo.

En mayo de 2006 tocaron en España, sin disco nuevo ni coartada promocional alguna que justificase la visita. Gracias a Diagonal y a Irene García Rubio, entonces coordinadora de Culturas, pude charlar con Katrin, batería, y G.W.Sok, cantante de esta guerrilla aural, quien abandonaría el barco en 2009.

EL LARGO VERANO DE LA ANARQUÍA

Se han ganado a pulso el aprecio de las radios libres de medio mundo, pero también cuentan con el beneplácito de las revistas de referencia de la modernidad; han pateado las okupas y centros sociales del viejo continente, pero también han recibido el aplauso del distinguido público de la vanguardista sala neoyorquina Knitting Factory y han bailado junto a una entregada audiencia etíope.

Son capaces de homenajear al anarquismo español mientras nombres ilustres del punk estadounidense como Steve Albini, productor de sus últimos discos, o los miembros de Fugazi les profesan admiración eterna. Por todo ello y más, The Ex son un caso único en el panorama musical contemporáneo. Llevan siéndolo, de hecho, la friolera de más de un cuarto de siglo. Que se dice pronto.

ASÍ SOMOS Y ASÍ NOS VA

G.W.: “Al principio éramos simplemente una banda punk. Era cuando todo aquello empezaba, había mucha energía y la música era muy básica. No teníamos demasiadas ideas aparte de sentirnos bien tocando. Era muy simple: la gente disfrutaba, era muy salvaje. Pero después empiezas a pensar que necesitas tener algo que contar o de otro modo la historia no durará mucho. Te das cuenta de que tocar en un grupo también significa tomar decisiones: qué quieres decir en las canciones, cómo vas a organizar el tiempo y el dinero para no depender de nadie, cómo encontrar la forma en que toda la gente en el grupo sea igual de importante… Y gradualmente todo fue creciendo con los años, de un modo intuitivo, sin un plan preconcebido”.

The_Ex

Katrin: “Para nosotros, tocar música tiene mucho que ver con la libertad. Cuando empezamos no había muchos espacios para hacer música con libertad: tenías que contar con una compañía discográfica, hacer estupideces… Pero teníamos muy clara esa idea de hacerlo nosotros mismos y descubrimos que se podía hacer. Así que aún intentamos mantener ese espíritu: ser libres para hacer la música que nos gusta pero también para manejarla y hacerla llegar a la gente a nuestra manera. Es algo muy importante para nosotros”.

RUTINA PUNK VS ALDEA GLOBAL

G.W.: “Decir que somos una banda punk es una descripción muy limitada de lo que hacemos. El espíritu es punk pero la música no tiene nada que ver con lo que hoy en día es llamado así. Cuando se refieren a The Ex como grupo punk o anarcopunk limitan mucho lo que hacemos y hacen que mucha gente a la que le podría gustar nuestra música no se acerque a vernos por esas etiquetas y el cliché que conllevan”.

The Ex, en un concierto en Etiopía en 2002.

The Ex, en un concierto en Etiopía en 2002.

“Al principio el punk significaba que todo era posible, pero en un par de años devino en una serie de reglas de lo que tenías que hacer o no para ser punk. Así que decidimos saltarnos la etiqueta y hacer lo que nos apeteciera. Por supuesto, nuestra música tiene conexiones con lo que hacíamos entonces, es difícil deshacerse de ese estigma”.

“Preferimos hablar de ‘world music’ porque intentamos coger elementos de distintos aspectos de culturas diversas. Algunas veces suena más punk, otras más rock, pero también puede ser más africana o folk del Este de Europa”.

Katrin: “Lo más importante al escribir canciones es improvisar, intentamos desarrollar ideas improvisando para así mejorarlas y luego arreglarlas de forma que nos guste a todas. Es una coproducción, no tenemos un líder, es más una discusión democrática. Pero tenemos suerte de que nos gustan cosas parecidas: lo hace más fácil”.

“Nunca pensamos en qué le gustaría escuchar a la gente sino en qué nos gustaría escuchar como oyentes, en qué nos parece interesante y excitante. Nos gusta sentir que hacemos algo nuevo, que tocamos cosas que no habíamos explorado antes”.

The Ex y Getatchew Mekuria en directo en 2008. Foto: Malgorzata Haduch.

The Ex y Getatchew Mekuria en directo en 2008. Foto: Malgorzata Haduch.

G.W.: “No tratamos a propósito de hacer ‘canciones africanas’, son cosas que nos encontramos y nos gustan, no es una búsqueda consciente sino más bien coincidencias que funcionan: conoces a un músico etíope que te habla de músicas que nunca has escuchado antes y lo haces y te sientes inspirado por ello. Pero no es una táctica de mercado ni nada así”.

Katrin: “Nos acercamos a otras músicas que sentimos muy cercanas, que son de hecho parte de nosotros. Cuando empecé a tocar la batería nunca di clases y desarrollé mi propio estilo. Mucho tiempo después escuché música africana y pensé que era exactamente lo que yo había estado haciendo, sin saberlo. Así que esa música era parte de mí de una forma natural”.

ESA MÁQUINA QUE MATABA FASCISTAS…

Katrin: “Cuando empezó el rock ‘n’ roll o todo el movimiento musical en los años 60 cambió completamente muchas cosas, la gente descubrió que podía tomar las riendas. El punk fue otro gran momento de hacer
las cosas por ti mismo. Por supuesto que la música puede provocar cambios“.

G.W.: “No es que te tengas que convertir en activista, hay cosas muy importantes que pueden cambiar con la música. Puede transformar la manera en que contemplas aspectos de tu propia vida como el momento en que decides dejar a tus padres porque sabes que ya puedes hacerlo por ti mismo o dejar un trabajo estúpido porque quieres algo más creativo”.

CRECIENDO EN LOS PAÍSES BAJOS

G.W.: “Cuando empezamos nos trasladamos a Amsterdam y formamos parte de la escena okupa y del movimiento antiimperialista así que nos vimos automáticamente implicados en manifestaciones, fiestas, campañas… Había muchas posibilidades de tocar y era fácil que la gente te conociera y le gustaras”.

Katrin: “Tuvimos mucha suerte al empezar porque todo ese movimiento era muy fuerte entonces, la okupación no era tan difícil como en otros lugares en los que la policía destruía todo nada más comenzar. Allí teníamos tiempo para crear un espacio, desarrollar proyectos, construir bibliotecas o sitios para conciertos. La gente podía aprender cómo desarrollar cosas mientras las estaban haciendo, fue una gran práctica de cómo vivir de forma independiente”.

The Ex, en directo en 2009.

The Ex, en directo en 2009.

G.W.: “Ahora okupar es más difícil y todo ese movimiento ha cambiado. La ley es más restrictiva, hay menos espacios y muchos han sido desalojados. El Ayuntamiento reaccionó a la okupación y ha derribado muchos edificios que ofrecían posibilidades para hacer cosas allí así que muchos artistas y músicos abandonaron la ciudad. Esto fue negativo para la imagen de la ciudad así que el Ayuntamiento ha ofrecido espacios oficiales, suyos, intentando subvencionar de ese modo a la gente para atraerles, que es básicamente lo contrario de lo que era este movimiento. Pero, al menos, es una forma de poder hacer cosas”.

“El activismo político también ha cambiado mucho. En los años 80, si estabas implicado en algo era por militancia, eras voluntario. Con los años y el crecimiento del paro, en Holanda se desarrollaron políticas para subvencionar trabajos sociales, de manera que cobrabas por el trabajo que hacías como activista político. Es muy extraño porque cobrar por manifestarte, por ejemplo, debe cambiar tu perspectiva de las cosas. Así que hoy hay todavía gente activa, pero menos en las calles y más organizada en oficinas y eso”.

“Creo que es bueno que haya organizaciones haciendo ese trabajo pero esto también hace que haya quien piense “no necesito implicarme en esto porque Greenpeace o Amnistía Internacional ya lo están haciendo”. Por eso digo que el sentido general del activismo en Holanda ha cambiado bastante”.

AY, CARMELA

En 1986 The Ex editaron un disco-libro dedicado a la memoria del anarquismo hispano. “Fue un poco por casualidad. En 1985 conocimos a gente de una pequeña editorial que preparaba un libro sobre la revolución y la Guerra Civil española. En Holanda está el IISH (International Institute of Social History) que tenía parte de los archivos de CNT. Cuando les permitieron abrir las cajas y examinar lo que había dentro, también pudieron mostrarlo en público: miles de fotos de la revolución, de la Guerra Civil…”

“Estuvimos allí viendo esas fotos y sentimos que queríamos hacer algo con ese material, aunque no sabíamos casi nada. Leímos muchos libros y entrevistas sobre el tema, para enterarnos de qué había pasado. Así que hablamos con la gente de la editorial para colaborar en ese proyecto sobre la revolución, sobre cómo la gente había podido tomar
sus vidas en sus manos y había intentado crear algo sin jerarquías. Y triunfó, fue una realidad por un tiempo. Luego fue destruida, aunque eso no es lo importante porque siempre acaba pasando, pero lo grande es que pudieron hacer realidad que anarquistas, campesinos y trabajadores pudieran tomar el control. Es algo muy inspirador”.

Entrevista publicada originalmente en Diagonal. Tiene licencia CC – BY – NC – SA, por lo que podéis copiar, distribuir y transformar siempre que se acredite, sea sin fines comerciales y se mantenga esta misma licencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s